Estás aquí: Inicio » Salud » Castración en perros, qué es, beneficios y desventajas

Castración en perros, qué es, beneficios y desventajas

Castración en perros

La castración es una técnica quirúrgica en la cual se extirpan los testículos en el caso de los machos, también llamada orquiectomía, o los ovarios en el caso de las hembras (histerectomía). La castración en perros es un procedimiento muy sencillo que generalmente se práctica después que los perros superan los 6 meses de edad, ya que en ese tiempo los testículos del macho han descendido y completan su desarrollo y las hembras ya han atravesado por su primer celo.

La castración en machos es un procedimiento poco invasivo en contraste con la de las hembras. Para ejecutar una castración en perros es recomendable que los ejemplares estén sanos, con todas sus vacunas al día y cuenten con una buena desparasitación. De esta manera se evitan complicaciones durante y después de la cirugía.

Es un procedimiento muy común, el cual se realiza en cualquier clínica veterinaria, de hecho son muy bajos los índices de mortalidad o de complicaciones. Se deben tomar en cuenta muchos factores para poder realizarlos como la edad de la mascota, la vacunación y el estado de salud general. La castración es un proceso recomendado por la mayoría de los veterinarios, ya que en muchas regiones, perros callejeros o abandonados se reproducen sin control.

Es una buena práctica tanto en hembras como en machos. Siempre es recomendable esterilizar la hembra antes del celo. Sin embargo, si este llega a ocurrir la cirugía debe postergarse unas tres semanas, ya que tanto el útero como los demás órganos están inflamados, lo ideal es que durante este procedimiento no presente síntomas de celo.

Procedimiento de la castración en perros

Preoperatorio

Al practicar una cirugía de castración en perros, lo primero que se debe realizar es una valoración prequirúrgica por parte del veterinario, que incluye la revisión general de pulmones, corazón, estado de ánimo y si se encuentra en el peso ideal. Adicionalmente, se debe realizar un examen físico completo para asegurar que la mascota este completamente saludable.

Si el veterinario lo considera, también es necesario realizar algunos exámenes de laboratorio, como pruebas de sangre, para descartar una serie de condiciones médicas, entre las cuales se incluye enfermedades hepáticas y renales. Si se detecta alguna afección, el médico veterinario debe evaluar si proseguir con la castración bajo condiciones controladas o posponerla hasta que el perro cuente con mejores condiciones de salud.

La evaluación veterinaria suele ser rápida en la mayoría de los casos, incluso pueden hacerse el mismo día de la castración, sin embargo, para evitar contratiempos se recomienda hacer una evaluación previa a la programación quirúrgica.

El día de la cirugía, se recomienda que la mascota no haya ingerido alimentos ni agua por lo menos 6 horas antes. De esta manera se evita que el perro sufra vómitos durante la intervención quirúrgica o mala digestión producto del efecto de la anestesia. En este sentido, los veterinarios recomiendan a los propietarios retirar el alimento y el agua durante la noche previa al día de la operación. De igual forma se debe informar al veterinario si la mascota consume accidentalmente algo antes de la cirugía.

Durante la cirugía

Antes de iniciar la castración en perros, es necesaria la aplicación de anestesia general. La anestesia se puede inyectar por vía intravenosa o se puede usar gases inhalables. Una vez la mascota está dormida, se elimina el exceso de pelaje de la zona a intervenir, ya sean los testículos en el macho o la región lateral derecha en la hembra, por donde se accederá a los ovarios. Con posterioridad se desinfecta la zona con una solución antiséptica.

Es necesario tener todas las herramientas quirúrgicas previamente preparadas y desinfectadas. Además, el medico veterinario debe cumplir con todas las normas de asepsia para evitar infecciones después de finalizada la cirugía. Entre los accesorios indispensables se encuentran los guantes, botas, batas estériles y todo el equipo para la intervención quirúrgica (pinzas, bisturís, suturas, entre otros).

La castración en perros machos comienza con una pequeña incisión sobre la piel del escroto. Estos se empujan hacia arriba y son separando del tejido circundante, luego se procede a cerrar con sutura los vasos sanguíneos, para evitar hemorragias en el momento en que se retiran los testículos y, finalmente, se sutura la piel externa del escroto.

En caso de la hembra, se coloca al animal en decúbito lateral derecho, se realiza una incisión longitudinal en la piel y se procese a ubicar los ovarios para extraerlos. Primero se extrae el del lado izquierdo, y luego se procede a suturar lo que es la porción de cuello uterino libre con sutura absorbible. De la misma manera se procede con el ovario derecho, siempre teniendo cuidado de mantener suturados los vasos y arterias principales.

Una vez extraídos los ovarios, se suturan las capas musculares y tejido subcutáneo y por separado la piel. Al concluir la cirugía, se procede a limpiar la zona intervenida para garantizar la asepsia. El perro es alojado en una zona de recuperación hasta que esté totalmente despierto y estable para dar el alta. El médico veterinario dará las indicaciones para el cuidado postoperatorio en casa. Estos cuidados son relevantes y garantizan el éxito del procedimiento y la salud del perro.

Cuidados postoperatorios tras la castración en perros

Las primeras horas después de la cirugía, los perros suelen estar muy somnolientos por lo que es necesario monitorear su comportamiento. Esto implica estar cerca de ellos y ofrecerles seguridad. Suele ser normal que al principio se quejen y sientan molestias debido a la intervención, no obstante, si es muy persistente, es importante llevarlos nuevamente al veterinario.

Es relevante cuidar la dieta del perro tras la cirugía. Por lo general, se recomienda proporcionar comida blanda, ya que es más fácil de digerir. Es común que los perros pierdan un poco el apetito tras ser castrados, sin embargo, esto depende del temperamento y el comportamiento de cada individuo. Muchos perros, una vez recuperados del efecto de la anestesia, se comportan de manera normal (como si no hubiesen sido castrados), sin embargo, otros tienen un proceso de recuperación más lento.

En lo posible, los expertos recomiendan que los perros recién castrados no se sometan a actividades físicas fuertes, por lo general durante la dos primeras semanas, de esta manera la herida en el testículo o en la región lateral de la hembra sanara más rápido.

Es muy importante proporcionar el analgésico, antinflamatorio y antibiótico que recete el veterinario, para garantizar que no aparezcan infecciones o sufran de dolor. En animales inquietos, el uso del collar isabelino es importante, ya que este evita que se laman o lastimen la herida y desprendan las puntadas de la sutura.

Se debe limpiar la herida todos los días para evitar la formación de costras e infecciones. Por último, es necesario asistir a una cita de control con el veterinario en el cual se observará el progreso de sanación de la incisión y además se retirarán los puntos.

Beneficios de la castración en perros

La castración en perros tiene muchos beneficios, que incluyen cambios en el comportamiento, evitar eventos de reproducción no deseados y la aparición de enfermedades peligrosas.

A través del proceso de castración, se pueden evitar la formación de tumores y hernias en la próstata y el ano, enfermedades que suelen ser comunes en perros de avanzada edad sin castrar.

Un perro o perra castrado no podrá aparearse con éxito, por lo que se evita crías no deseadas, las cuales terminan constituyendo un problema en el futuro, incluso un problema público, en el caso de ser abandonadas.

Permite la disminución de la sobrepoblación y abandono de animales, evita en hembras embarazos psicológicos, por desajustes hormonales. Adicionalmente, disminuye comportamientos no deseados como el marcaje del territorio, ya que con la castración disminuye el instinto de hacerlo, y es menos probable que se escapen de casa para aparearse con perros vecinos o callejeros.

Desventajas

Una de las principales desventajas de la castración en perros es la tendencia al sobrepeso y la obesidad. Para evitarlo, se suele ofrecer una dieta balanceada especial para tal fin, y que el cánido realice actividades físicas que contribuya al gasto de energía. Los perros castrados suelen ser más sedentarios.

También pueden ocurrir cambios en la estructura del pelo. Las razas con pelo largo suelen adquirir un pelaje más denso.

Riesgo de incontinencias urinarias. Este tipo de afecciones suele ocurrir frecuentemente en las hembras, ya que suele producirse una deficiencia de estrógeno (hormona sexual femenina), la cual puede hacer que se debilite el esfínter de la vejiga, provocando pérdida involuntaria de orina.

Después de la castración no puede reproducirse la mascota, si fuese el caso de que se cambie de opinión.

Como cualquier cirugía, existe el riesgo de que la mascota muera en el proceso, por lo cual se deben seguir todas las indicaciones del veterinario. Es una decisión que no debe ser tomada a la ligera por el propietario. Lo mejor es consultar a un veterinario cualificado, quien informará de las ventajas y las desventajas de hacerlo, cómo es el procedimiento y si la mascota está en la capacidad para una cirugía.

Para concluir, es preciso destacar que pese a ser un tema controversial, hay que tener en cuenta que una castración temprana puede evitar muchos inconvenientes y problemas de salud a largo plazo. La castración en perros tienden a mejorar mucho el comportamiento de agresividad con otros perros. Hay que tener en cuenta que son más los beneficios que los posibles riesgos y ante todo se debe promover la tenencia y cuidado responsable de mascotas.

Referencias

– Kutzler, M. A. (2020). Castración quirúrgica y alteraciones de la LH en perros. Argos: Informativo Veterinario, (222), 86-86.

– Padrón, M. C., Guevara, J. C., & Ramón, J. V. (2020). Evaluación de los cambios conductuales en perros machos antes y después de ser sometidos a castración quirúrgica. Revista Ecuatoriana de Ciencia Animal, 4(1 Ene-Abr), 76-80.

– Spahr, C. S. (2019). Castración del perro macho: una cuestión social. Área bromatología, Municipalidad de Sampacho (CBA) (Bachelor’s thesis).

1 comentario en «Castración en perros, qué es, beneficios y desventajas»

  1. Sobre la castración o esterilización en perros podemos agregar además que la extracción de los testículos no es el único método de control de fertilidad en los machos. Desde finales del siglo XX se han implementado métodos químicos, que consiste en la inyección de sustancias hormonales y esclerosantes que intervienen o detienen la producción de espermatozoides. La ventaja de estos métodos es que muchos de ellos son reversibles, de manera que si en algún momento los dueños de los perros desean reproducir a sus mascotas, podrán hacerlo con un tratamiento para revertir el efecto de los esclerosantes. Inicialmente, se empleaban sustancias como arginina de zinc, la cual era inyectada sobre el epidídimo del macho y disminuía por completo la producción de espermatozoides.
    Hoy en día se emplean inyecciones intratesticulares o intraepididimales de sustancias como gluconato de clorhexidina y cloruro de benzalconio con cetrimida. Estas ocasionan azoospermia alrededor de los 30 días posteriores de su aplicación. Otros métodos químicos implican la colocación de un implante intradérmico que libera, de manera controlada y paulatina, sustancias hormonales que detienen los ciclos estrales de las hembras y eliminan la producción de espermatozoides en los machos. Estos métodos representan una buena alternativa a la castración permanente de los perros, además de servir como una forma de control rápida de poblaciones animales en situación de calle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.